¿Cuánto cobra un abogado?, es una pregunta frecuente que nos hacen nuestros clientes. Los honorarios de los abogados dependen de muchos factores pero lo más importante es que pactes previamente con tu abogado el coste de sus servicios. Un abogado tiene libertad para marcar la tarifa que considere oportuna por sus servicios.

La cuantía a pagar a tu abogado será la que hayas pactado libremente con él, teniendo en cuenta otros gastos extra como procurador, testimonios notariales o peritos. Lo importante antes de contratar a un profesional es que le pidas un presupuesto detallado. En la Hoja de Encargo te deberá detallar sus honorarios y el resto de gastos extra que pueden darse en el proceso, además de la forma de pago de los servicios ofrecidos, plazos y cuantía de cada pago. Lo mejor es firmar por escrito esa hoja de encargo y que te quedes con una copia, para que abogado y cliente tengáis la seguridad de que se cumpla lo pactado y la forma de realizar los pagos.

Para evitar posibles problemas y malentendidos y especificar claramente los costes del proceso, en Selecor ofrecemos nuestro servicio de intermediación. Ante cualquiera que requiera los servicios de un abogado o una asesoría, somos nosotros quienes hacemos la búsqueda de los profesionales, estudiamos los costes de cada uno y mandamos al cliente los 2 presupuestos más ajustados (con todos los detalles de los costes a asumir por el cliente).

Secciones dentro de una Hoja de Encargo

Es el contrato establecido y firmado entre cliente y abogado donde cada uno asume unas obligaciones y compromisos. En este documento se debe detallar:

  • El encargo a realizar por parte del profesional elegido.
  • Honorarios del abogado.
  • Otros honorarios del resto de profesionales que se necesiten en el proceso: procurador, perito, etc.
  • Variaciones que pueden darse en el proceso y gastos derivados de ellas (por ejemplo recursos, etc.).
  • Factores y parámetros que se deben aplicar si no se puede dar un precio cerrado.
  • Cantidades a abonar y plazos en los que se debe abonar cada cantidad (si se paga todo al final, por plazos, si al inicio se debe pagar un % del total como previsión de fondos).

Antes los Colegios de Abogados marcaban los honorarios mínimos

Antes los honorarios de los abogados estaban tarifados en unas cuantías mínimas. Cada Colegio de Abogados o cada conjunto de Colegios por Comunidad Autónoma se regía por unas normas que marcaban los «mínimos» que los abogados debían cobrar por sus servicios. Se podía cobrar mayores importes pero se marcaban unos mínimos para cada rama de abogacía o tipo de procedimiento (civil, laboral, mercantil, juicio verbal, reclamación de cantidad, herencia, etc.).

Ahora esto está liberado y cada profesional puede establecer sus costes en función de lo que haya hablado y pactado con su cliente. Sin embargo, sigue regulada la tasación de costas en los juzgados y otras cuantías tipificadas por ley.

Actualmente los Colegios de Abogados tienen una normativa orientativa sobre los honorarios de los abogados. Esto sirve para que los profesionales puedan partir de unos parámetros con los que establecer y calcular el coste de su trabajo. También son unas tarifas muy útiles para los jueces, para que puedan marcar las tasas de las costas para la parte que pierde y debe pagar los honorarios del otro abogado. De esta forma se aseguran que la cantidad pedida por el abogado no excede demasiado de lo marcado.

Debemos recordar que cada Colegio o cada Comunidad Autónoma tiene un baremo determinado establecido. Con este baremos podremos determinar si la cantidad que nos está pidiendo un abogado es alta o entra dentro de lo razonable.

Factores que influyen en cuánto cobra un abogado

Los honorarios de un abogado pueden variar en función de la jurisdicción; si es civil, penal, laboral, de familia, mercantil, etc. También pueden variar según el tipo de procedimiento; si es juicio verbal, desahucio, juicio penal, una herencia, una reclamación de cantidad, una instancia, un recurso de apelación u otras gestiones extrajudiciales (reuniones, redacción de contratos, entrevistas, etc.).

Modalidades para determinar los honorarios

Se puede establecer diferentes formas de marcar los honorarios y de realizar los pagos de los mismos, las más comunes son:

  • Por porcentaje: si es para reclamar una indemnización, por ejemplo, el abogado podrá pactar con el cliente el cobro de un porcentaje de dicha indemnización. Cuota Litis, se dice cuando el abogado cobra sus honorarios con un porcentaje de lo que gane el cliente, siempre que el resultado sea positivo para su cliente.
  • Fijo o tanto alzado: se pacta una cantidad fija que el cliente deberá pagar al abogado por todo el proceso. Muy usado en derecho de familia.
  • Mixto: se pacta una cantidad fija para comenzar con el caso (como una provisión de fondos) y luego un porcentaje del beneficio que el abogado consiga para su cliente. Más usado en temas laborales.
  • Retribución por gestión: no hay cantidad inicial o es muy pequeña (provisión de fondos). Se van pagando cantidades conforme sucede cada actuación puntual.

Ejemplos de cantidades que nos pueden orientar para saber cuánto cobra un abogado

Volviendo a la pregunta inicial de este artículo, podemos marcar algunas cantidades de manera orientativa. Serían importes mínimos que marcan los Colegios de Abogados de la Comunidad Valenciana (donde trabajamos desde Selecor). Teniendo siempre en cuenta que hoy en día los honorarios de un abogado serán los que acuerde con el cliente y los que se determinen en el presupuesto firmado. A estos mínimos habría que añadirle algunos incrementos si existen varios demandados, complejidad del asunto, etc.

Si se puede cuantificar la reclamación, los honorarios variarán en función de una tabla y unos porcentajes especificados en las propias Normas de Honorarios. A modo de ejemplo:

  • Una reclamación de entre 3.000 € y 4.000 € podría costar al cliente aproximadamente entre 800€ y 1.000€. Si la cuantía del pleito fuera INDETERMINADA se establece un módulo de 500 € en los Juicios Verbales y uno de 1.800 € para el Juicio Ordinario.
  • Cuando instemos un desahucio por falta de pago y reclamación de rentas debidas se tomará como base de cálculo una anualidad de renta y cantidades asimiladas, gastos e IVA. Por ejemplo, con una renta de 500 €/mes, la cantidad a tomar en cuenta para el cálculo será de 6.000€ + IVA, en la tabla antes indicada nos daría unos honorarios de aproximadamente 1.700 €.
  • En los procesos Monitorios se establece un módulo de 250 € tanto para la petición inicial como para la oposición. No obstante, los honorarios también nos remiten a las tablas con unos porcentajes en función de la cuantía reclamada.
  • Los divorcios de mutuo acuerdo rondan los 1.250 € pudiendo incrementarse cuando se incluya liquidación de los bienes gananciales.
  • En los divorcios contenciosos estos honorarios están alrededor de 1.800 € más una cantidad en función de las prestaciones periódicas tales como: la pensión de alimentos, compensatoria, etc.

Estos son ejemplos de lo que nos indican los Criterios Honorarios Profesionales a los efectos únicamente de Tasaciones de Costas y Juras de Cuentas. Pero no afectan a los pactos y acuerdos en las relaciones Abogado-Cliente, pudiendo verse reducidos en algunos casos o aumentados en otros dependiendo de diferentes factores.

Aunque siempre debemos mirar el bolsillo, en estos casos no es recomendable valorar solo el coste del abogado para decirnos. Hablamos de temas delicados y complejos, en los que afectan muchos factores. La calidad de nuestro abogado, su profesionalidad y especialización en la materia serán puntos clave para el éxito del caso. Te aconsejamos que valores los honorarios marcados en función, no solo de si es más barato o más caro, si no de la complejidad del procedimiento, la cantidad de dedicación que debe tener el profesional, su calidad, experiencia y especialización en la materia objeto de reclamación, etc. Mira la rentabilidad de escoger a cada profesional y no solo el precio aislado (siempre que te resulte asequible).

Desde Selecor hemos conseguido confeccionar una red de despachos que reúnen dos cualidades fundamentales. La primera es que son profesionales muy cualificados y muy testados en su vida profesional, que han sido seleccionados por su trayectoria y especialización en cada una de las materias que integran. La segunda es que son despachos “accesibles”, siendo grandes profesionales que son capaces de adaptarse a las situaciones económicas de sus clientes. No tienen tarifas mínimas ni precios desorbitados, pero tampoco son profesionales «low cost». Lo que en el fondo a nosotros como mediadores de esos despachos nos da la garantía y seguridad de ofrecer un servicio profesional altamente cualificado con unos costes razonablemente buenos.


 

¿Te ayudamos a encontrar al abogado o asesor que necesitas?

 

¿Te ha gustado? Puedes compartirloFacebooktwittergoogle_pluslinkedintumblrmail
Síguenos en nuestras Redes SocialesFacebooklinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.